Salud y Servicios Sociales apuesta por la detección precoz y las nuevas técnicas diagnósticas en el Día Mundial del Cáncer

La próxima semana se pone en marcha en Medicina Nuclear una nueva técnica mediante el PET TAC para mejorar el diagnóstico del cáncer de próstata

El consejero de Salud y Servicios Sociales, José Ignacio Nieto, acompañado por la gerente del Servicio Riojano de Salud, Mª Luz de los Mártires, y por el jefe de Diagnóstico por la Imagen, Roberto Delgado Bolton, ha conocido de primera mano por parte de los especialistas de Medicina Nuclear la nueva técnica que se incorpora la próxima semana en el CIBIR, que va a mejorar el diagnóstico del cáncer de próstata, mediante una exploración PET TAC, usando un nuevo radiofármaco. Este anuncio coincide con la conmemoración de hoy del Día Mundial contra el Cáncer.

Este radiofármaco es incorporado selectivamente por las células tumorales en el cáncer de próstata, permitiendo obtener imágenes que proporcionan información muy relevante para las decisiones diagnósticas y terapéuticas. Las diferencias en las concentraciones de este radiotrazador entre los tejidos prostáticos normales y malignos permiten una mejor localización del tumor y su estadio tumoral local; lo que ayudará a tomar decisiones terapéuticas más precisas. El uso de este radiotrazador viene a completar un importante lugar en el abanico de técnicas diagnósticas en La Rioja.

Esta nueva técnica viene a sumarse a otras iniciativas de la Consejería de Salud y Servicios Sociales para mejorar el diagnóstico de la patología oncológica y responde a las líneas prioritarias establecidas por la Consejería para el abordaje oncológico y que pasan por la promoción de hábitos y estilos de vida saludables, por la apuesta decidida por los programas de detección precoz y por las innovadoras terapias contra la enfermedad oncológica, de la que se diagnostica cada año en torno a 1.500 casos en La Rioja.

La prioridad para Salud y Servicios Sociales y para todos los profesionales que intervienen en el tratamiento contra el cáncer es alcanzar unas tasas altas de curación y cuando esto no sea posible, lograr que esta enfermedad se cronifique al máximo; con el objetivo de que el paciente viva más y con mayor calidad de vida.

Programas de Detección precoz: 32.000 personas cada año

Uno de los niveles es la actuación en las fases más precoces de la enfermedad. Existe evidencia de que determinados programas de diagnóstico precoz son eficaces para reducir la mortalidad por cáncer, aumentar la supervivencia y, en muchos casos, la curación. Los programas de cribado tienen la finalidad de detectar el cáncer en una fase más temprana, antes de producir síntomas. Alrededor de 32.000 riojanos participan anualmente en alguno de los tres programas de detección precoz que se llevan a cabo en la Comunidad.

La Consejería de Salud y Servicios Sociales, desde los años 90, lleva a cabo un consolidado programa de cribado, el de cáncer de mama. Se trata de la primera acción preventiva de este tipo realizada por el Gobierno de La Rioja, al que se han unido posteriormente otros programas de detección precoz: el de cáncer de cérvix (2005) y de cáncer de colon (2010).

La Rioja cuenta con una alta participación en el Programa de Detección Precoz de Cáncer de Mama, casi un 86% de las mujeres que son citadas para realizarse una mamografía acuden a su cita. Los datos demuestran que el 90% de las mujeres superan esta enfermedad gracias a un diagnóstico precoz y a los avances en las terapias y tratamientos.

Por otra parte, se lleva a cabo el programa de detección precoz de cáncer de cérvix, en la Unidad de Atención a la Mujer Sana. Se dirige a las mujeres de entre 25 y 65 años, e inició en 2011 una segunda fase en el cribado. Gracias al programa, cada año se detectan en torno a 400 lesiones que pueden ser tratadas precozmente.

Por último, el programa de detección precoz de cáncer de colon, a punto de cumplir el cuarto aniversario de su puesta en marcha por parte de Salud y Servicios Sociales, tiene como objetivo detectar y tratar lesiones premalignas y malignas para disminuir la incidencia y la mortalidad por cáncer de colorrectal. Desde que se iniciara esta actividad, se ha podido intervenir sobre 1.167 adenomas detectados, lesiones que pueden llegar a convertirse en un cáncer.

De esta forma, la Consejería de Salud y Servicios Sociales apuesta de manera decidida por actuaciones de promoción de la salud y de prevención de la enfermedad para determinados tipos de cáncer que pueden curarse detectándolos en estados precoces.

Valorar el riesgo de cáncer hereditario

Enmarcada también dentro de la línea de diagnóstico precoz, la Consejería de Salud y Servicios Sociales puso en marcha una nueva unidad para valorar el riesgo de cáncer hereditario y establecer un seguimiento y unas medidas de vigilancia específicas para aquellas personas que puedan presentar una predisposición hereditaria a padecer determinados tipos de cánceres.

La consulta atiende casos de cáncer hereditario fundamentalmente de ovario, de mama y de colon, tumores de alta incidencia en la Comunidad Autónoma. Desde 2011 se han registrado 408 consultas.

Este servicio del Sistema Público de Salud de La Rioja favorece la aplicación de medidas preventivas y de diagnóstico precoz a los pacientes que sean derivados a dicha consulta, si se confirma que cuentan con una predisposición hereditaria al cáncer. El objetivo es intervenir precozmente, diagnosticando el cáncer de forma muy prematura, o prevenirlo, en otros casos.

Tecnología/Tratamientos

Una vez que la enfermedad se ha diagnosticado, para Salud es prioritario establecer con cada paciente un plan terapéutico individual y multidisciplinario.

Para ello se utilizan los tratamientos más eficaces y menos tóxicos para los pacientes y se cuenta con nuevos técnicas de estudio histológico, radiológico y nuevos procedimientos.

Para administrar el tratamiento mas adecuado en cada paciente es importante poder contar con las nuevas técnicas diagnósticas como TAC, RNM, técnicas de anatomía patológica etc.; a ello hay que añadir la incorporación más reciente de las técnicas de Radiología Intervencionista y el PET. Por ejemplo, con las técnicas de Radiología Intervensionista se puede a veces llegar a un diagnóstico correcto sin la necesidad de someter al paciente a una intervención quirúrgica, o con la PET podemos diferenciar si una lesión es una cicatriz que ha quedado después del tratamiento o es una lesión maligna sobre la que hay que actuar.

En cuanto al tratamiento, un avance importante ha supuesto la incorporación en nuestra Comunidad de equipos de Radioterapia con aceleradores lineales de última generación; también las técnicas terapéuticas de Radiología Intervencionista, las técnicas de braquiterapia, las nuevas técnicas quirúrgicas (empleo de laparoscopia para determinados tumores de pulmón) y los nuevos tratamientos oncológicos.

Mediante las terapias en oncología radioterápica se han atendido en el CIBIR a 830 pacientes en el 2014. Y estos tratamientos oncológicos han reducido los desplazamientos de pacientes un 33% a otros centros.

Asimismo, en Medicina Nuclear se realizan cada año 2.400 técnicas diagnósticas y terapéuticas contra el cáncer (aplicación yodo radioactivo para tiroides, PET, ganglios centinela…).

Un hecho relevante es la agrupación de medios y equipos sanitarios en el mismo centro, que permite una adecuada coordinación multidisciplinaria, base fundamental para alcanzar los objetivos.

Asimismo, a nivel organizativo también se han adoptado acuerdos para proporcionar una atención integral al paciente oncológico; de esta forma Salud y Servicios Sociales integró en dos Departamentos: Oncología (que engloba oncología médica, oncología radioterápica y cuidados paliativos) y Diagnóstico por la Imagen (Medicina Nuclear) aquellos servicios y unidades que abordan al paciente oncológico para dar mayor continuidad a su proceso y una atención coordinada.

Fotografías: Eduardo Bastida


Gobierno de La RiojaFundación Hospital CalahorraCentro de Investigación Biomédica de La Rioja (CIBIR)Oficina de Información sobre DrogasBanco de Sangre de La RiojaRioja Salud