María Martín ha presentado al nuevo director, quien va a liderar el Plan hemodonación, hemoterapia y hemovigilancia en el que se trabaja en la actualidad

La Consejera de Salud, María Martín, en la visita realizada esta mañana al Banco de Sangre de La Rioja, ha presentado al nuevo director técnico del mismo, Carlos Sola Lapeña. Especialista en Hematología y Hemoterapia de la Fundación Hospital Calahorra desde 2008, y actualmente en el Hospital San Pedro, desde octubre, ha sido designado nuevo responsable del Centro de Transfusión de La Rioja, puesto ocupado hasta la fecha por Ana Polo.

El nuevo director, tal y como se contempla en el Decreto 13/2006, que regula la hemodonación y Hemoterapia, va a ser el responsable de asegurarse de cada unidad de sangre o de componentes sanguíneos que se haya extraído, procesado y estudiado, sea cual sea su destino, y se haya tratado, conservado y distribuido cuando se destine a la transfusión, de conformidad con las normas establecidas al efecto. Asimismo se encargará de proporcionar información a las autoridades sanitarias competentes en los procedimientos de autorización. Y del cumplimiento de los requisitos establecidos sobre personal, calidad, documentación, registro, trazabilidad y notificación de efectos y reacciones adversas graves.

Promoción de la donación
Una función destacada para el nuevo director va a ser liderar la promoción de la donación de sangre en la Comunidad Autónoma de La Rioja papel que, como responsable del Banco de Sangre, va a asumir en el marco del futuro Plan de hemodonación, hemoterapia y hemovigilancia en el que el sistema público de salud de La Rioja está trabajando.

Un plan que se basa en dos líneas de acción: la promoción de la donación de sangre en la Comunidad Autónoma de La Rioja y la optimización del consumo de sangre y componentes sanguíneos.

Unos componentes sanguíneos que se obtienen gracias a la generosidad y al altruismo de los más de 15.000 donantes riojanos. Ellos regalan vida y hacen posible que la salud de más de 300.000 ciudadanos de la región esté garantizada. Su solidaridad nos hace mejores como sociedad. La consejera de Salud, María Martín, en este sentido, les agradece su contribución, que permite salvar miles de vidas “y ser los auténticos héroes de la donación”. Asimismo felicita a los trabajadores del Banco de Sangre por la labor realizada todo este tiempo y por ser los artífices del buen trabajo realizado en el Centro de Transfusión de La Rioja.

Uno de los retos para el nuevo director va a ser la incorporación y fidelización de donantes jóvenes; en este sentido, la captación de nuevos donantes y fidelización de los que ya eran donantes siempre es necesaria para garantizar el recambio generacional.

Todas las medidas que Salud pone en marcha están orientadas a garantizar las necesidades transfusionales de los riojanos, y se realizan y se prevén diferentes acciones para dinamizar y facilitar la donación y, de una manera directa e intensa con los donantes, para que éstos conozcan su Banco de Sangre y aumenten su nivel de información y conocimiento.

La donación de sangre está permitida en España hasta los 65 años, dentro de unas condiciones físicas establecidas. La falta de reemplazo en los donantes que superan esta edad está provocando esa reducción en las donaciones a nivel nacional, que actualmente puede ser asumida en el Sistema Nacional de Salud (en torno a un 7% en los últimos cinco años), pero que puede degenerar en un problema importante si no se toman medidas.

María Martín, en este sentido, quiere agradecer y felicitar a todos los donantes de sangre de La Rioja, “sin su generosidad sería imposible disponer de la sangre necesaria para que el sistema sanitario riojano pueda funcionar con normalidad”.

Trazabilidad
Las técnicas empleadas, los procedimientos que se siguen de calidad y de trazabilidad, han conseguido que con 90% de la sangre donada se cubran las necesidades de sangre de los pacientes riojanos, reduciendo al mínimo los componentes que se quedan sin utilizar por caducidad.

Las medidas de bioseguridad, de seguridad transfusional y trazabilidad existentes son realmente importantes y en breves fechas se verán incrementadas con una medida más de cara a la seguridad transfusional como es la puesta en marcha de un sistema de lectura automatizada de los códigos de barras.

Fotografías: Eduardo Bastida

 


Gobierno de La RiojaFundación Hospital CalahorraCentro de Investigación Biomédica de La Rioja (CIBIR)Oficina de Información sobre DrogasBanco de Sangre de La RiojaRioja Salud