La consejera de Salud, María Martín, acompañada por el jefe de Oncología Radioterápica, Gustavo Ossola, y por la supervisora de esta Unidad, Susana Fernández, ha informado de los resultados del programa Estancia Personalizada y de las encuestas a pacientes que han recibido tratamiento oncológico.

El servicio de Oncología Radioterápica puso en marcha en 2009 el programa Estancia Personalizada del Paciente, con el propósito de que las personas que deben someterse a tratamiento de radioterapia se sientan, en todo momento, informados y acompañados, facilitando su estancia, canalizando las interconsultas derivadas de Radioterapia, así como el acceso a los distintos profesionales.

En la última encuesta realizada por la Unidad, correspondiente a 2015, se constata el alto nivel de satisfacción de los pacientes. En concreto, un 99,4% de ellos califica su estancia en Oncología Radioterápica de excelente/muy buena y destacan la cercanía del grupo de profesionales, la menor sensación de enfermedad, y trato humano y personalizado. Asimismo, de los 547 pacientes encuestados, un 60% de los tratados en 2015, 434 calificaron su estancia en el servicio de “excelente”, 110 de “muy buena” y para 3, su respuesta fue “buena”.

El proceso comienza con una primera consulta en la que la supervisora de la Unidad recibe al paciente y le informa de los tratamientos que se le van a proporcionar, además de otras informaciones útiles en la estancia del usuario. Este primer contacto es independiente de la primera visita de enfermería.

Se les entrega una agenda de uso personal con el fin de canalizar la información y facilitar su acceso a otras consultas o tratamientos complementarios. En ella, además de figurar los profesionales del equipo que le atienden y la manera de contactar con ellos, hay fichas con teléfonos, información acerca del tratamiento, duración del mismo, precauciones, sensaciones, cómo tomar medicinas, etc. El paciente puede ir anotando cómo se siente cada día, su estado físico y emocional. Esto permite a los profesionales disponer del día a día del paciente, favoreciendo su control evolutivo y mejorando su calidad de vida.

Oncología radioterápica
De acuerdo a los resultados del estudio Inequidad del tratamiento del cáncer en España 2015, de la Sociedad Española de Oncología Radioterápica (SEOR) y la Universidad Francisco de Vitoria, La Rioja es la comunidad con mayor número de especialistas en oncología radioterápica. En el estudio se analizan, por comunidades, el número de equipos de oncología radioterápica, aceleradores lineales y la tasa de facultativos de esta especialidad respecto a su población.

En lo que se refiere a los médicos de Oncología Radioterápica, la comunidad con la tasa más idónea por millón de habitantes es La Rioja (22,1) y seguida de Navarra, Cantabria y Madrid. En cuanto al número de equipos de oncología radioterápica, tras las referidas comunidades se sitúa La Rioja, siendo ésta la única, en cuanto a la obsolescencia, que carece de equipos con más de 10 años

Este estudio ha realizado encuestas en los centros oncológicos radioterápicos públicos y privados del país y se han comparado con datos de la UE.

En el CIBIR destacan los diagnósticos y avanzados tratamientos de la Unidad de Radioterapia Oncológica, que cuenta con tecnología de última generación que está permitiendo realizar nuevas técnicas de terapia radiante contra el cáncer, y localizar de forma más precisa y eficaz los tumores.

La Unidad de Radioterapia Oncológica atendió a 853 pacientes en 2015, a los que se aplicaron 14.075 sesiones en los dos aceleradores lineales de alta conformación y dosis con imagen guiada. Además, se han llevado a cabo 290 tratamientos de braquiterapia ginecológica y prostática.

La braquiterapia permite ubicar fuentes radioactivas encapsuladas en el interior o en las proximidades del tumor. Se trata de un tipo de terapia de radiación usada para tratar cánceres en todo el cuerpo y a diferencia de la radioterapia externa, en la que los rayos X de alta tasa generados por una máquina se dirigen al tumor desde fuera del cuerpo, en la braquiterapia se coloca un material radioactivo (semillas) en la zona afectada. Este sistema, denominado también terapia de radiación interna, permite al médico usar una dosis total más alta para tratar un área más pequeña y en menor tiempo que con el tratamiento de radiación externa.

Todos los equipos de la Unidad Integrada de Radioterapia permiten una perfecta definición de la localización del tumor y refuerzan la precisión y eficacia del tratamiento, lo que supone un aumento de la calidad de vida del paciente.

Para el tratamiento oncológico un hecho relevante ha sido la agrupación de medios y equipos sanitarios en el mismo centro, lo que permite una adecuada coordinación multidisciplinaria, base fundamental para alcanzar los objetivos.

Fotografías: Eduardo Bastida

 

 


Gobierno de La RiojaFundación Hospital CalahorraCentro de Investigación Biomédica de La Rioja (CIBIR)Oficina de Información sobre DrogasBanco de Sangre de La RiojaRioja Salud